30 mar. 2013

Media liga en el bolsillo: Inter 1 - Juve 2



Tres minutos tardó la Juventus en adelantarse en el marcador. Mientras unos cuantos rezagados entraban al estadio, Quagliarella se acomodaba el balón para, desde fuera del área, reventar la pelota con el interior y, tras una parábola digna de una película de dibujos animados, inaugurar el marcador de un partido que, aunque emocionante, no fue un portento en lo que a juego se refiere. La Juve, con un 3-5-2 que permitió en ocasiones la incorporación de algún defensa más allá de los tres cuartos de campo, era la clara dominadora del choque, pero el Inter, por fortuna o por paciencia, lograba encontrar ocasiones para amenazar la portería bianconera. Pero no sería hasta la reanudación, cuando Stramaccioni cambió a Ricky Álvarez por Guarín, cuando un error de Pirlo en la salida acabó con el empate de Palacio en el minuto 54, cortando la racha de imbatilibidad de Buffon.

Aún así, la Juventus supo reaccionar. Manteniendo la calma, dominando como siempre y sin buscar desesperadamente la jugada de peligro. Seis minutos después, una pelota salvada a último momento de salir por la banda se convirtió en un centro que remató Matri para marcar el 1-2 final. La Vecchia signora, en los últimos minutos, se dedicó a defender alguna ocasión de los milaneses y a dejar correr el reloj.

Poco antes del pitido del árbitro, la frustración por la derrota provocó el estallido de una agresividad que se venía percibiendo desde el conjunto nerazzurro: una entrada asesina de Cambiasso a Giovinco que fue saldada la primera tarjeta roja de su carrera. Ésta, probablemente, se convierta en unas horas en una sanción ejemplar al jugador.

El líder de la liga italiana, con este resultado, se afianza en su posición y parece tener media copa en la vitrina. Ahora, sin más preocupaciones, toca la Champions.


INTER-JUVENTUS 1-2

GOLES: Quagliarella 3’, Palacio 54', Matri 60'

INTER

Handanovic; Ranocchia (66' Cambiasso), Samuel, Chivu; Zanetti, Gargano (70’ Rocchi), Kovacic, Pereira; Alvarez (45’ Guarin); Cassano, Palacio.
 Entrenador: Stramaccioni.


JUVENTUS

Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Padoin, Vidal, Pirlo, Marchisio, Asamoah (64’ st Peluso); Quagliarella (82’ Giovinco), Matri (74’ Pogba).
 Entrenador: Conte.

ÁRBITRO: Rizzoli. Amonestó a Gargano (16'), Pereira (47'), Ranocchia (63'), Barzagli (68'), Chiellini (89') y Giovinco (90'). Expulsó a Cambiasso (94').



29 mar. 2013

Juventus 9 - Inter 1


No, no es mi pronóstico para el partido que nos aguarda. Este resultado se dio hace más de medio siglo en un contexto bastante curioso. Retrocedamos un poco.

Helenio Herrera con el Inter

En 1960 llegó al Inter el técnico hispano-argentino Helenio Herrera, que rápidamente imprimió al equipo su estilo demoledor. Un 3-1 frente a la Juventus en la primera vuelta y varios atropellos a los demás equipos dejaron a los nerazzurri con cuatro puntos de ventaja sobre la Juve. Pero la Vecchia signora nunca se rinde y, tras varios tropiezos del rival, logró igualar su puntuación.

Así se llegó al duelo de vuelta, el 16 de abril de 1961. Cuentan que el antiguo estadio Comunale se convirtió en un hervidero. Había aficionados hasta en el banquillo de Herrera; hasta detrás de las líneas del campo, a medio metro de los jugadores. La mayoría ni siquiera habían pagado su entrada. La pelota iba de un lado a otro; los gritos de la gente retumbaban sobre el césped. A la media hora de juego, un jugador del Inter llamado Morbello pegó la pelota en el palo: no es difícil imaginar la reacción del público y los altercados que provocaron la suspensión del partido. Según el reglamento, ante tal situación, el equipo visitante se llevaba la victoria por 0-2. Y así lo decidió la Federación Italiana. Pero la Juve presentó un recurso, y lo ganó. “El veredicto de la CAF, que nos dejaba dos puntos por debajo de la Juve, lo conocimos en Catania; entonces salimos a jugar con la moral por los suelos y perdimos por 2 a 0. Nos sentíamos estafados”, recordó más tarde un jugador del Internazionale. Estafados porque el presidente de la federación tenía un apellido famoso en las calles de Turín: Agnelli, Umberto Agnelli, padre de Andrea, el presidente de la Juventus. Angelo Moratti, el presidente perjudicado, tomó una decisión: su equipo, como el monje budista que protesta incendiándose a sí mismo, acudiría el 10 de junio al Comunale a aquel partido de repetición con los juveniles. El resultado ya lo conocéis. Omar Sívori, un argentino que estaba luchando el Balón de Oro, no tuvo piedad con los aprendices: marcó seis goles y acabó llevándose el premio. El único gol de los milaneses, el del honor, lo marcó Sandro Mazzola, una futura estrella: “no tenía ni que estar; tenía tres exámenes pero convencí al presidente para que me los dejara hacer por la mañana. Una vez terminados, cogí un coche del club que me llevó hasta Torino. Llegué justo a tiempo”. Tras hacerle un túnel a un rival, le pidió disculpas. Pero eso no es todo. Giampiero Boniperti, leyenda de la Juve, se descalzó sabiéndose campeón. Lentamente, se acercó a su entrenador.

-Tómalas. A mí ya no me sirven. Dejo el fútbol.

Así que mañana, cuando pongan el streaming y piensen que con nueve puntos de ventaja sobre el Napoli y en la jornada treinta el clásico de italia es un puro trámite, recuerden esta historia: verán el duelo con otros ojos.



28 mar. 2013

Bienvenidos al blog


Era una tarde lluviosa. O soleada, eso no importa. Me senté, como cada día, frente al ordenador. Estaba acostumbrado a buscar las noticias de la Juventus en Google news, pero me pregunté si no habría una web donde encontrarlas recopiladas en español. Encontré una, pero después de navegar un rato bastante grande por aguas desiertas. No había prácticamente nada. Entonces me di cuenta de que, si no existían esos blogs de referencia que buscaba, yo mismo sería su creador. Abandoné mi antigua bitácora y aquí estoy, dos días antes de un clásico, tecleando estas líneas.

En un principio, Diario juventino iba destinado a ser un portal de noticias. Pero tras trastear unos cuantos días con escaso éxito, abandoné la idea. Ocho o diez artículos diarios eran demasiados para un solo aspirante a periodista, y desistí de verme obligado a copiar contenidos de otros. No pasa nada. El formato blog me viene bien: en él puedo contar lo que los periódicos no cuentan.

Los diarios nos dicen, por ejemplo, que Messi marcó un gol. Pero no nos describen la expresión aterrorizada del portero al ver violada su portería, ni el silencio de una parte del estadio y los festejos desesperados de la otra. Conocer el ambiente en el que transcurrió la acción que se cuenta es importante, pero más importante aún es conocer la opinión personal del redactor que la cuenta, en lugar de verla condensada en pequeñas píldoras que vuelan como metralla hasta nuestro cerebro. Si me molesta que Messi haya superado a tres defensas, ¿por qué no decirlo?

Otra de las ventajas de tener un blog es la libertad con la que me puedo desenvolver. La finalidad de este espacio es, principalmente, informar al lector. Pero no me puedo negar a escribir otras cosas lejanamente relacionadas con ese principio. Desviarse un poco aporta frescura en algunas ocasiones aunque veo que, en esta primera entrada, me estoy desviando demasiado. Antes de bajar el telón por primera vez, mencionar las direcciones de Twitter y de Facebook, que serán complementarias a este sitio. Si alguien comparte alguna entrada con los botones de abajo y me ayuda en la difusión, favor que me hace. ¡Ah! Y por último, forza juve!